Radiofrecuencia corporal y facial y sus contraindicaciones


Radiofrecuencia corporal y facial y sus contraindicaciones

La técnica de Radiofrecuencia funciona por medio de la emisión de ondas de radio desde la dermis hasta la hipodermis, dicha energía es capaz de desarrollar un calor determinado y controlado a nivel de la dermis superficial y profunda.

 

En la dermis, con tales temperaturas el colágeno se desnaturaliza, con la consecuente contracción inmediata de las fibras y con efecto progresivo, con síntesis de nuevo colágeno. La aceleración en la producción de colágeno y de elastina comporta una mejora del estado general de la piel, activando un proceso de remodelación de la misma.  


La Radiofrecuencia, utilizada en medicina estética para combatir el envejecimiento del cutis y para el tratamiento de inestetismos como la laxitud de los tejidos, es una técnica alternativa a las  intervenciones quirúrgicas. Evita tener que guardar periodos post-operatorios y reduce al mínimo el dolor y los efectos colaterales que estas intervenciones ocasionan.

Durante el tratamiento es posible advertir una sensación de profundo calor en la zona tratada. El calor generado durante una sesión se produce entre los 3 y los 9 mm de profundidad aproximadamente y determina un calentamiento homogéneo de hasta los 55-65 grados centígrados  en la zona tratada. Dicha sensación normalmente desaparece al suspender la terapia. En casos excepcionales pueden notarse hinchazón de la parte tratada, leves eritemas (enrojecimientos) que desaparecen pasadas 2 o 3 horas luego de la terapia. El fastido provocado por el calor puede ser más o menos sensible, según el área cutánea tratada y dependerá del límite de dolor subjetivo de cada individuo. A causa de una sensibilidad más aguda, algunas mujeres, durante el ciclo menstrual experimentan una mayor sensación de quemazón en la piel, la cual se soluciona simplemente interrumpiendo la sesión.

Es necesario tener en cuenta que los aparatos de radiofrecuencia certificados cuentan con sistemas de seguridad para verificar la emisión de la potencia y facilitar la regulación de la emisión de energía mediante dispositivos sensores.

La Radiofrecuencia no comparta sustanciales contraindicaciones si su utilización es la correcta. Pueden verificarse casos de afecciones cutáneas o ligeras hinchazones que se manifiestan con  eritemas leves que desaparecen tras 2 o 3 horas sucesivas a la terapia. Existen también casos en que es posible advertir enrojecimientos leves en la zona de la dermis en tratamiento debido al incremento de sangre en los vasos sanguíneos. En estos casos es aconsejable tratar la zona un fármaco de acción analgésica y antiséptica.

La piel a tratar no debe haber sufrido quemaduras ni debe presentar dermatitis, situaciones ambas que podrían empeorar o ser causa de irritaciones. Inmediatamente después del tratamiento con radiofrecuencia no es indicado exponerse a las fuentes solares (artificiales o naturales)

La Radiofrecuencia se debe evitar en caso de:

  • Infecciones cutáneas activas
  • Sujetos con marcapasos
  • Sujetos con placas o implantes metálicos en la zona a tratar
  • Cardiopatías
  • Diabetes
  • Enfermedades autoinmunes
  • Coagulopatías o esclerodermia
  • Mujeres embarazadas o en período de lactancia
  • Pacientes sometidos a intervenciones de lipofilling

Categorías Relacionadas
Radiofrecuencia
Radiofrecuencia

¿Le ha gustado este artículo? ¡Compártalo!:

Comparte este Artículo en Facebook  Añadir a Delicius   Añadir a Fresqui   Añadir a Google Bookmarks   Comparte este Artículo en Menéame   Comparte este Artículo en Technorati   Comparte este Artículo en Yahoo   Comparte este Artículo en Bitacoras.com   Comparte este Artículo en MySpace   Comparte este Artículo en Twitter