Ultrasonidos y cavitación

Aplicación de las ondas de alta frecuencia en el campo de la belleza


Ultrasonidos y cavitación Lipozero G330

En lo que respecta a la diferencia entre cavitación y ultrasonido: las ondas de cavitación están más cerca de las ondas acústicamente perceptibles por el hombre, es decir frecuencias de unos 28KHz / 28.000Hz.

Estas ondas son más amplias y por lo tanto pentran más profundamente en en el tratamiento.

Mientras que las ondas de ultrasonido tienen una frecuencia que superan los 2MHz / 2.000.000Hz (son más ondas por segundo por lo tanto más cortas) de consecuencia trabajan a nivel más superficial.

 

ULTRASONIDOS

El ultrasonido es una vibración acústica con frecuencia por encima del umbral auditivo, es decir a más de 20KHz/20.000Hz. La energia del ultrasonido es absorbida por el tejido y convertida en calor

El contacto directo del ultrasonido con los tejidos produce efectos:

  • térmicos: producción de calor a través de las vibraciones, la elevación térmica se producto un aumento del metabolismo celular y vasodilatación

  • mecánicos: las partículas atravesadas por las ondas ultrasonoras entran en movimiento, esto conlleva una variación de presión que determina el movimiento de los líquidos.

  • cavitacionales: es la capacidad de los ultrasonidos de generar en fluidos pequeñas bolas de gas disuelto que aumenta de volumen, luego explota y se producto, entonces, una destrucción de las células adiposas.

El cabezal del ultrasonido se aplica en contacto directo con la piel y normalmente se aplica un gel conductor de manera de asegurar el 100% de la transmisión y evitar la presencia de aire entre el cabezal y la zona de aplicación. Los movimientos deben ser de tipo circulares en superficies de 3-4 centímetros.

 

CAVITACIÓN

El rango de trabajo de los aparatos de cavitación profesionales va entre 30 y 100KHz. La temperatura tiene un papel fundamental durante el tratamiento de cavitación ya que a mayor temperatura, mayor presión del vapor que facilita la cavitación.

El término de cavitación se refiere a la formación de huecos o burbujas que se contraen y expanden en un líquido sujeto a un campo ultrasónico intenso. Las "burbujas" implosionan en un ambiente líquido debido a las variaciones de presión que producen los ultrasonidos a esa frecuencia.
Como las celulas adiposas tienen las membranas muy frágiles, la presión creada por la implosión de las microburbujas que se formaron a través del proceso de cavitación, se romperán y liberarán todo lo contenido en la célula grasa. Las células adiposas serán así reducidas en número.

La cavitación da a la piel tono, firmeza y apariencia aterciopelada. Notará una pérdida de centímetros en la zona tratada después de unas pocas sesiones.

Un simple gel a base de agua se extiende sobre la zona del cuerpo a tratar. El tejido adiposo se disuelve lentamente y progresivamente. Los adipositos pueden penentrar en los circuitos de microcirculación (circuitos linfáticos, del sudor y de la orina) y ser absorbidos por ellos. Es por ellos que una sesión de cavitación ha de ser siempre acompañada por una de drenaje linfático para ayudar al organismo a expulsar la grasa en forma líquida.

 

 

ULTRASONIDOS

CAVITACIÓN

Frecuencia

2.7 Mhz

28 Khz

Tiempo de aplicación

5 min por zona de 10x10cm

15 min por zona de 15x15cm

Tiempo estimativo de sesión

25-30 minutos

15 minutos aprox

Resultados

desde la 10ª sesión

Inmediatos sesión

Ondas sonoras

Imperceptible

Perceptible (para algunas personas jóvenes o niños)

Diámetro de aplicación

25 mm

45 mm

Indicaciones

Celulitis
Adiposidades Localizadas
Tratamientos
Post Quirúrgico

Adiposidades Localizadas
Celulitis asociada a adiposadades
Sobrepeso leve

Modo de aplicación

Plano sobre la zona

En pliegue


CONTRAINDICACIONES:

  • Posicionamiento cerca de la zona de la cabeza, pecho, corazón
  • Posicionamiento cerca de los órganos sensibles como: genitales, ovarios, cabeza,...
  • Posicionamiento cera de los oídos o canales auditivos
  • Pacientes con marca-paso o electrodos implantados
  • Inflamación aguda
  • Muy alta presión sanguínea
  • Trastornos neurológicos
  • Enfermedades del corazón
  • Fallo renal
  • Disfunción hepática
  • Altos niveles de triglicéridos hereditarios
  • Piel séptica o traumatizada
  • Fiebre
  • Enfermedades contagiosas graves
  • Embarazo

Nota: además se desaconseja el uso de teléfono móviles ya que producen interferencias.


¿Le ha gustado este artículo? ¡Compártalo!:

Comparte este Artículo en Facebook  Añadir a Delicius   Añadir a Fresqui   Añadir a Google Bookmarks   Comparte este Artículo en Menéame   Comparte este Artículo en Technorati   Comparte este Artículo en Yahoo   Comparte este Artículo en Bitacoras.com   Comparte este Artículo en MySpace   Comparte este Artículo en Twitter